Escenarios

Foto de Pop & Zebra en Unsplash

Por Robert Deglané

9 de mayo. Como dice Bizco Pardal, la sugerencia o instrucción de nuestro director de este medio informal y surreal acerca de escribir sobre qué puede pasar, hablando socialmente como diría un cuñado en un bar, tras esta conmoción mundial es tarea de difícil solución. Por no decir imposible. ¿Quién sabe lo que va a pasar cuando esto acabe? ¿Alguien puede predecir si ganará de nuevo Trump o entrará Biden con propuestas más equitativas y menos salvajes? Y si echamos la mirada hacia atrás, por ejemplo, en 1989, ¿quién predijo la caída de la Unión Soviética con aquella rapidez y aquellos resultados? ¿Alguien podía pensar que el papa Benedicto XVI iba a dimitir e iba a entrar al frente de la Iglesia católica una figura como la de Francisco que ha imprimido un sello muy diferente a esa Iglesia? Por tanto, lejos de nosotros la funesta manía de predecir…

Ahora bien, Ignacio de Mágina nos aporta un material empírico y reflexivo muy interesante. No se trata de especular ni imaginar el futuro sino analizar y determinar los procesos anteriores para desde ahí sacar algunas conclusiones que nos puedan servir para funcionar como linternas en este túnel oscuro en el que hemos entrado. Saber cómo actuó el gabinete de Roosevelt en la Gran Depresión, con qué medidas legislativas y técnicas implementó la acción política, me parece fundamental, no para repetirlas mecánicamente pero sí para inspirarnos en el espíritu de aquella política social. Porque parece obvio que la crisis en marcha requerirá una actuación poderosa, intensiva y rápida por parte del Estado en la mayoría de los países. Lo que está por ver es si la dimensión de la crisis, comparable ya a la de 1929 en EE.UU. o de 1945 en Europa, se verá acompañada por ua acción pública similar a aquellos grandes programas del New Deal o del Plan Marshall.

¿Por dónde evolucionará la sociedad a partir de ahora? ¿Tenemos elementos suficientes para predecir el rumbo futuro? Obviamente no, pero sí podemos establecer algunos condicionantes que, en la medida en que el control humano, individual o social, es capaz, puedan intervenir en el propio proceso social a la hora de marcar su desarrollo futuro. Os remito al artículo que el sociólogo Richard Sennet, especialista en vida social y del trabajo, acaba de publicar y donde apunta algunas líneas de por dónde debería ir el diseño futuro de la vida urbana. Sennet aborda el mayúscula problema de la soledad, del aislamiento social de millones de personas, la mayoría ancianos, que viven o en residencias o en sus propios apartamentos, ajenos a la vida del vecino y este, a su vez, distante, por no decir desconocido. El hábito, necesario ahora por supervivencia, del distanciamiento social, ¿puede pasar a ser una costumbre que marque a las generaciones futuras? En el artículo que cita Mágina, el de Richard Wilkinson y Kate Pickett, titulado «Por qué el coronavirus podría crear una sociedad más igualitaria en Gran Bretaña» se alude a la multitud de experiencias de apoyo mutuo que se están dando en estas semanas en el Reino Unido y que vienen a subrayar las motivaciones solidarias que esta pandemia está sacando a la luz. Sennet, también encerrado en Londres durante esta crisis, se refiere de la misma manera a la cantidad de redes de ayuda que se están formando en su propio barrio. El otro día leía acerca de una ONG de la India que se está dedicando a ayudar a cientos de miles de compatriotas, abandonados por el Estado, carentes de cualquier tipo de ingreso de subsistencia. En Brasil, me decía el otro día un amigo que tiene noticias directas de allí, un tercio de la población no hace el confinamiento porque, literalmente, tiene que salir a la calle a buscarse la vida, a sacar algo para dar de comer a su familia.

Las perspectivas son complejas y contradictorias. Sabemos que esta crisis, que ya podemos definir como de época, va a tener consecuencias y cambios sociales formidables. Estas transformaciones van a durar años y pasarán delante de nosotros casi sin que nos demos cuenta. El mundo, no sé si va a cambiar de base, pero desde luego ya ha empezado a cambiar hacia otro modelo.

Hace dos años, y a la luz de nuestra ya permanente crisis institucional europea, la Comisión que presidía entonces Claude Juncker se atrevió a establecer una serie de escenarios, de posibles situaciones sobre el devenir de Europa. Entonces destacó unas cinco posibilidades de por dónde podría discurrir el proyecto europeo: 1. Seguir igual, 2. Que solo funcione el Mercado único, 3. La doble velocidad, los que desean hacer más, hacen más, 4. hacer menos pero de forma más eficiente y 5. Hacer mucho más conjuntamente. Era una forma de resumir las alternativas que la política europea tenía en aquellos momentos de postcrisis de 2008.

Posteriormente, y justo antes de la pandemia, la nueva Comisión presidida por Ursula von der Leyen publicó lo que puede calificarse como su Programa amplio centrado en seis aspectos que relato: 1. Pacto Verde europeo, 2. Economía para las personas, 3. Europa adaptada a lo digital, 4. Promoción del modo de vida europeo y 5.      Una Europa más fuerte en el mundo. Son simples frases, de acuerdo, construcciones abstractas que luego no sabemos en qué puede quedar, pero me quedo con el punto 2: «Economía para las personas». Seguramente es ahora cuando habrá que promover desde todas las instancias una economía social, un desarrollo pensado en las personas y no tanto en la creación de una riqueza de minorías.

Volvemos al principio, ¿Quién sabe lo que va a pasar cuando esto acabe? Seguramente nadie pero sí sabemos por dónde no podemos ir, cuál es el camino que nos lleva a una salida injusta e insolidaria. Me quedo con la sugerente imagen de Arundhaty Roy: esta pandemia nos ha traído muchas desgracias y desastres…pero a su vez puede ser el portal que nos adentre en otro mundo diferente al actual, en ese nuevo mundo donde muchas de nuestras actuales ropas, de nuestras dependencias, de nuestras ideas y costumbres ya no serán necesarias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s