Va a estallar un obús

Túnel. Foto flickr de astrid westvang

Por Ignacio de Mágina

4 de abril. “… Va estallar el obús”…. Al leer las misivas que he recibido hoy de Pardal y de Deglané, me ha venido a la cabeza parte del estribillo de una canción de referencia para los rockeros españoles de los ochenta, cuando vivíamos el reverdecimiento del conflicto geopolítico de la Guerra Fría, en su etapa final. El grupo madrileño de heavy metal Obús, en enero de 1982 publicó un álbum titulado “Prepárate”, en el que incorporaba el nuevo tema “Va estallar el Obús”. Su letra decía así: “No has apurado tu última copa/Has empezado de cero ahora/Algo te dice que tendrás suerte/Si estás cansado ya no lo sientes – Prepárate/Va estallar el Obús”. Pensaréis: y esto, ¿a cuento de qué?… Es cosa de las asociaciones de ideas propias de los días de confinamiento… Pero yo diría que la música y la letra han venido a mi memoria por alguna razón que voy a tratar de desvelar más adelante.

Necesidad de “una política de emergencia y salida de la crisis”, nos dice Deglané, ante los efectos brutales, inmediatos y duraderos de la pandemia que atravesamos confinados, de momento, y que nos va a acompañar durante tiempo… ¿Cuánto? No sé, no sabemos y, ni siquiera los expertos, lo saben. Primera incertidumbre de la que cabría partir cuando se habla de Pacto (pactos, pactos, pactos…) en la política española. El paciente evoluciona positivamente, pero no ha puesto el pie fuera del hospital ni de las UCIS. Aun así, me parece necesario comenzar a cavilar y a imaginar, al mismo tiempo, el tratamiento para el enfermo que está en la cama de al lado, que no es otro que la crisis social y económica. Por eso: pactos, pactos, pactos…, con urgencia ante la emergencia tanto nacional como europea, porque tanto monta, monta tanto.

La apelación a los llamados “Pactos de la Moncloa” que viene haciéndose estos días pasados –inciso: aquel rótulo, si no estoy equivocado, fue cosecha propia del titular periodístico de la época-, desde luego, son un buen enganche (¿Por qué no?) para iniciar el debate, un debate necesario. Aunque posiblemente todavía nos falta historiar y conocer en detalle algunas cuestiones que los enmarquen con mayor precisión, evitando moverse de manera ciclotímica entre la exaltación y la dilapidación de lo que fueron dos acuerdos políticos, de calado económico y social, suscritos por los grupos del arco parlamentario el 25 de octubre de 1977. Por un lado, el “Acuerdo sobre el programa de actuación jurídica y política” y, por el otro, el “Acuerdo sobre el programa de saneamiento y reforma de la economía”, este último, el único que apoyó Fraga Iribarne en representación de Alianza Popular, conviene recordarlo. Los acuerdos fueron apoyados por CCOO, no sin dejarse algunos girones, y por las organizaciones empresariales, y rechazados por UGT y por CNT.

La analogía que se nos plantea podría ser útil para iniciar el debate, siempre y cuando se sepa -y me parece que se sabe- que no hay traslación posible, algunas razones de que esto sea así ofrecen tanto Pardal como Deglané en sus cartas de hoy. Ni el contexto concreto (fin de dictadura y crisis económica) ni en algún sentido el contexto general (debilitamiento del pacto social de posguerra-45) son equiparables. Los elementos de la dimensión política concreta de 1977 (gobierno con mayoría minoritaria suficiente, un sistema de partidos políticos recién creado, amenaza golpista…) hacen pensar que nada tiene ver con la situación actual (gobierno de coalición con apoyos externos, un sistema de partidos políticos caracterizado por la extrema fragmentación, amenazas de otro tipo, pero no golpistas…).

En otoño de 1977, desde luego, los acuerdos de la Moncloa ni surgieron ni acabaron en un gobierno de concentración -anhelado por algunos protagonistas, empeñados en ello hasta su propio despeñamiento-, aunque en algunos medios de comunicación se dé esto como hecho histórico contrastado y a imitar. Puestos en el detalle, lo que sí me parece reseñable es una coincidencia que no es menor entre una época y otra, esta tiene que ver con que en estos dos momentos, podría decirse que el pilotaje de una delicada situación lo protagoniza la “joven política” o la juventud de los dirigentes políticos, que hoy ha desplazado a aquel marco de significados que se llamó la “nueva política” años atrás. Predispuestos a ver cambios pero también continuidades, diríamos que la posición de la derecha española, y en algunos momentos la derechas de este país realmente existentes, se intuye invariable. Aquí, interpreto la razón por la que hoy me ha podido asaltar la melodía de Obús: “No has escuchado aun lo que hacemos/Y vas diciendo que no funciona/No será amigo que tienes miedo/Y que te escondes para no verlo…”…

Estoy de acuerdo con Pardal cuando plantea que estamos en una situación bien diferente. No es una arquitectura, ni siquiera contando con el mejor experto, lo que se requiere para enfrentar este crítico contexto. Tal vez, como dice nuestro amigo, es una reconstrucción propia de la mirada del urbanista. Pero como paso previo es necesario una mirada con la que se sea capaz de presentar un plano, un proyecto, y esto requiere de un instrumento, de unos objetivos y de un presupuesto. Europa. Sin el proyecto europeo el urbanista tendrá que guardar en el cajón su primer proyecto e improvisar un nuevo plan. Europa. Sin la Unión Europea existen pocas posibilidades de reconstrucción, ni siquiera de reforma. Europa es hoy, como lo fue ayer, ese “objeto político no identificado” del que habló Jacques Delors (L’Europe tragique et magnifique: les grands enjeux européens, Paris, Saint-Simon, 2007), un europeísta convencido que apostó por una política de impulso de la construcción económica europea mientras presidió la Comisión (1985-1995). Así pues: pactos, pactos, pactos… que, en realidad, pasan en gran medida por los pactos europeos. Ese es el tablero de juego.

Por cierto: mañana se cumplirán 42 años de la “Eurohuelga”, la primera de ámbito europeo que convocaron los sindicatos el 5 de abril de 1978.

Un comentario sobre “Va a estallar un obús

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s