Enseñanza online

Por Robert Deglané

28 de marzo.

Desde que se declaró por el Gobierno el estado de alarma, cientos de miles de alumnos españoles (y franceses, e italianos, y alemanes…) de todas las etapas escolares y universitarias están encerrados en sus casas. No pueden asistir a sus centros y deben pasar la clausura tratando de conectarse con sus profesores vía online. Todo lo cual ha dado lugar a una nueva aunque ininterrumpida reflexión sobre la importancia de los medios tecnológicos en la enseñanza. De repente, sin previo aviso, el profesor se tiene que adaptar al lenguaje del Zoom, del Skynet, de la pizarra electrónica proyectada en la pantalla de ordenador, a hablar ante una pantalla fría donde aparecen las cabezas de alumnos y estos disfrutan viendo cómo su profesora se reconvierte en personaje de sus videojuegos.

Sin embargo, aquí hay trampa, como están mostrando algunos profesores que denuncian cómo las tecnologías de la información no facilitan la igualdad o la democratización de la enseñanza sino que, precisamente en estos momentos de pandemia y de democratización del miedo, la tecnología informativa o educativa está ensanchando la brecha digital entre alumnos con recursos y alumnos carentes de los mismos. La cuestión tecnológica convertida en cuestión social.

¿Cuántos hogares españoles disponen de soporte tecnológico capaz de que el alumno que lo habita pueda seguir la enseñanza que le ofrece el profesor desde la distancia? ¿Cuántos alumnos españoles de primaria o secundaria son capaces de acceder diariamente a esa enseñanza digital que ofrece el profesor desde su casa? Es así como las grandes cuestiones abstractas se convierten en asuntos pequeños pero trascendentes. Tener o no tener un rincón en una habitación aislada de la casa es tan importante como disponer de fibra óptica. Tener un portátil durante algunas horas sin que te lo quite tu hermano mayor para ver una película es conditio sine que non para aprender con provecho. Disponer de un entorno familiar que te permita atender esas lecciones online sin ser molestado es la base de una enseñanza adecuada. ¿Se dan todas estas condiciones en un hogar con rentas altas como en uno de barrios deprimidos? ¿Puede seguir esa enseñanza de la misma manera un hijo de un albañil parado que uno de un ingeniero de una gran empresa tecnológica?

Me ha venido todo esto a la cabeza tras leer algunas noticias sobre este problema –el del cierre de escuelas y la enseñanza online a sus alumnos– y encontrarme con un pequeño pero jugoso libro de Nuccio Ordine, Clásicos para la vida (editorial Acantilado). En el prólogo el autor destaca la importancia de la escuela clásica, la del diálogo directo entre profesor y alumno, sin instrumentos tecnológicos de por medio, frente a la escuela tecnológica, donde prima la tablet, la pizarra electrónica o la cuantificación numérica de resultados. Ordine subraya la importancia de leer a los clásicos, de la enseñanza humanística, de la formación que trata de entender el mundo a partir de una concepción globalizadora y generalista de sus problemas. Algo de esto me comentaba el otro día el ilustre de Mágina a propósito de un texto de Alain Supiot que había traducido. El texto del sabio francés habla de la mercantilización del trabajo y de la colocación de la función de la universidad en zona de concepción capitalista del saber, en un mercado de valores monetarios y numéricos que nada tienen que ver con su función básica.

Odine, en este caso, y tomando como ejemplo la conocida y famosa relación de Albert Camus con su maestro Monsieur Germain, nos subraya la importancia de ese factor personal y físico, de ese contacto no solo espiritual sino presencial entre ambos protagonistas del acto de aprender. Ni la tablet, ni la pizarra electrónica podrán nunca sustituir a esa mágica relación. Y, además, digo, yo, no romperá la gran brecha de las diferencias sociales a la hora de afrontar la enseñanza, sea presencial o a distancia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s