La peste

Por Bizco Pardal

21 de marzo

Ayer me lavé las manos prácticamente cada hora. Esta es una micro novedad de mis costumbres. Esta mañana –ahora son las nueve y media— también he mantenido la frecuencia. Miedo o cautela, no sabría decir. Alguien me dijo que, para ser eficazmente preventivo, el lavado de manos debe durar por lo menos quince segundos. Aproximadamente –me dijo- lo que dura cantar la primera estrofa de la Internacional con el estribillo. Mi padre hubiera recomendado la duración de los cinco primeros versos de Los campanilleros, que inmortalizó la Niña de la Puebla. (En cierta ocasión la Niña nos tumbó a Carles Navales y a mí mismo bebiendo güisqui, una noche en Cornellá).

Me pareció curioso que el tiempo de la recomendación no lo planteara medido por un reloj. Mi amigo hizo referencia al canto de la Internacional, cuando los trabajadores se la entonaban y se la sabían de corrido. Una recomendación que me hizo volver a mi niñez cuando mi madre adoptiva decía que el tiempo necesario para hacer los huevos duros eran cinco credos. El tiempo medido en términos sagrados. Para mi amigo la Internacional también es cosa sagrada. El tiempo, por lo que parece, siempre fue ´sagrado´. El reloj que estaba en lo alto de la fachada de la Iglesia nos lo decía. Pues bien, ese tiempo ´sagrado´ no pasa lentamente en mi confinamiento, sino veloz. O, mejor dicho, tan veloz como antes de la crisis. Seguramente es la edad: a medida que te cargas de años el tiempo parece que coge carrerilla. Eso no nos lo dijo Bergson. Tampoco Proust, que miraba siempre el tiempo al revés.

Sagrada es también la relación entre la feligresía del independentismo cátaro con su presidente, ese Torra no incalificable sino abundosamente descalificable. Esta es una corrección que me digo sobre la personalidad de este caballero. Del que ya podemos atribuirle la paternidad de un síndrome. El síndrome de Torra: mentir espasmódica y descaradamente sin importarle las consecuencias cuando se demuestra la falsedad de sus palabras. Sus declaraciones a la BBC merecerían que se le abriera expediente de incapacitación mental. En Santa Fe diríamos mentir a cosica hecha.

De momento no acierto a entender por qué algunos comentan este confinamiento con la angustia que ellos comparan con la de los habitantes de Orán, según relata Albert Camus en “La peste”. Y menos entiendo todavía la coz que Vargas Llosa le propina al francés: «es una novela mediocre». Los premios Nobel de Literatura, por lo que se ve, son una cofradía un tantico pendenciera.

En fin, Pineda de Marx sigue silenciosamente “vacía”. Tan sólo se rompe el silencio a las ocho –a las ocho en punto— de la tarde, ya anochecida. Las palmas en robusto homenaje a los profesionales de la sanidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s