Filósofos

23 de marzo. Cuando todo esto pase…, podría ser un título para esta crónica de la crisis. Cuando esto pasé… , todo continuará de la misma manera o nada será igual, para bien o para mal. Aquí ya depende de los escenarios que cada uno piense, opine o imagine sobre cuál va a ser el trayecto y el final de la trinchera.

Ayer en un programa de TV -a la que, como dice José Luis, cada día he ido prestando menos atención- los filósofos Daniel Innerarity y Marina Garcés -por cierto, desde un escenario compartido que parecía el domicilio de ambos- eran entrevistados. Ambos son dos intelectuales de notable influencia en estos tiempos, aunque por razones y posiciones distintas. Uno y otro ofrecían “una análisis de la situación y perspectivas”, algo que fue propio de la cultura sindical durante años, como bien sabe José Luis. Los dos coincidían en algo: la naturaleza clasista de los efectos de esta crisis y las consecuencias sobre los más vulnerables. En el resto, y esto es lo interesante, compartían pocos argumentos, por no decir ninguno. Él, con racionalidad y mesura, transmitía un mensaje sobre la causas y la gravedad de esta nueva e inédita crisis en las “sociedades de la abundacia” para las que representa un desafío de enorme calado, planteaba vías y caminos que explorar para una alternativa futura, para lo que era necesario valorar los cambios políticos, económicos y sociales que trae aparejada la situación de excepcionalidad que estamos viviendo. El mensaje: volver o seguir pensándonos con crudeza, pero sin autoflagelarnos, por lo menos no continuadamente y en exceso, en busca de mejoras del mundo que habitamos. Ella con racionalidad y, en mi opinión, también con desmesura formulaba una crítica a la totalidad del sistema. A las medidas de confinamiento adoptadas, a los efectos de dominación directa e indirecta que las acompañan, al nuevo sacrificio que se ha exigido a las clases trabajadoras y populares convertidas hoy, no sin ironía según Garcés, en “héroes cotidianos” en los hospitales y residencias, en los supermercados, en los servicios de emergencia… En definitiva, apuntaba a la construcción de un nuevo relato ficticio que oculta más que muestra las responsabilidades y la razones, las raíces de una crisis sistémica y que de nuevo les obliga a los mismos a pagar su precio, como lo hicieron a partir de 2008. El mensaje: después del fin de un mundo imperfecto, las cosas irán perfectamente peor.

No he podido, todavía, hacerme con un ejemplar del libro de Enric Juliana titulado “Aquí no hem vingut a estudiar” del que hablan José Luis y Javier, y del que al parecer están disfrutando con fruición por los comentarios que hacen. Pero cuando escuchaba a Innerarity y Garcés, no pude evitar preguntarme sobre si han llegado posibles ecos de aquellos debates en el PCE que Juliana ha historiado, desde luego en otro contexto histórico, hasta el debate actual. Tendré que conformarme, esperar y preguntármelo cuando todo esto pase… Aunque a lo mejor, vosotros podéis avanzarme algo sobre este asunto…

Esta mañana se habla de un nuevo neologismo: “coronabonos europeos”.  Una vez flexibilidazas las medidas de estabilidad y crecimiento -una regla de hierro y de óxido aplicada estos últimos años como elixir para la salidad de la crisis- con las que se comprometiron los socios de la Unión Europea, hoy las autoridades europeas plantean la posibilidad de estos “coronabonos” como fórmula de deuda mutualizada. Decisión para hacer frente al gigantesco gasto público, remedo de un posible “Plan Marshall europeo” necesario para hacer frente a la situación. Desde luego, la Unión como proyecto y nosotros como sociedad nos jugamos mucho con este asunto. La pregunta es: ¿si antes no había dinero para paliar los efectos sociales y de ruina social que se vivieron, de dónde sale ahora mágicamente este dinero? Pensaréis que esta es una pregunta inocente cuando no ignorante, pero estoy convencido que entre la ciudadanía, lega como yo en los asuntos económicos, esta pregunta está en el aire…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s