Al cine

Por Bizco Pardal

23 de marzo. Ayer, primer domingo de confinamiento: tarde de cine.

Tengo unos escasos conocimientos de cine. La primera vez que dije que no me gustaba Bergman al ver que mis contertulios se escandalizaron me puse más colorado que una amapola. Incluso se sintieron avergonzados cuando les dije que donde se pusiera Calabuig se quitara El séptimo sello. Cada vez que he comentado estos asuntos con Pere Portabella me miraba poniendo los ojos como acentos circunflejos. Me callé por compañerismo que sus películas tampoco me gustaban.

Sería bastante larga la lista de los considerados santones del cine que no me dicen gran cosa o que, incluso, me aburren. Ahora he aprendido a no ponerme colorado cuando digo estas cosas. Al fin y al cabo cada cual tiene los gustos y preferencias que le convienen. Por ejemplo, leí que Baroja (no uno de sus personajes) decía que la Alhambra le parecía un ambigú. Se lo comenté a mi padre adoptivo; al maestro confitero Ceferino Isla, no le extrañó porque consideraba a los del 98 como una cofradía de chuchurríos. Pues bien, si Baroja se toma esas licencias estéticas no veo la razón para avergonzarme de mis opiniones sobre Bergman y otros cineastas. Lo digo porque ayer –Primer domingo de confinamiento- decidimos ver algunas películas que teníamos almacenadas. Cine que no nos procurara complicaciones. Cine amable. Y sin ninguna discusión quedamos en revisitar El Gatopardo. La única pena es que no teníamos el reclinatorio para verla como corresponde. Yo no sé nada de cine, ya lo he dicho. Pero considero que Visconti es el Dante redivivo. «Amor che nulla amato amar perdona» y la escena del baile entre Lancaster y la Cardinale. Bailan el príncipe de Salina y la nieta de Peppe Mmerda: el pacto entre la aristocracia declinante y la burguesía terrateniente en ascenso. Con eso tengo vitaminas espirituales contra el coronavirus durante, al menos, una semana. Paréntesis: durante la película –cerca de tres horas- me lavé las manos cuatro veces con la duración prescrita: la primera estrofa y el estribillo de la Internacional. Creo que es justo que todo el mundo sepa que el autor de la letra es Eugène Pottier y la música es de Pierre Degeyter. El primero, francés; el segundo, belga.

Canto la primera estrofa de la Internacional como tiempo prescrito –la durée— para que el lavado de manos sea eficaz contra el virus. Y, dicho con Johan Cruyff, «en un momento dado» caigo en la cuenta de la licencia que se tomó el traductor castellano: «el género humano es la Internacional»; el original francés dice: «L’Internationale sera le genre humain». El autor escribe como objetivo: que la Internacional será el género humano. El traductor español se lía la manta a la cabeza y afirma que ya «es». Sería cosa que un gramático, el profesor Javier Aristu, y un historiador, Javier Tébar, aclararan a qué es debido esa corrección de objetivos. Ni qué decir que un poeta y músico como Jordi Ribó i Flos tercie en el asunto. Mis preguntas: ¿son exigencias de la métrica? ¿es la licencia del traduttore traditore? ¿O, finalmente, es una diferencia en el «análisis concreto de la situación concreta» del que éramos maestros los marxistas chusqueros, los marxistas licenciados y los marxistas cajón de sastre?

En algo debe uno matar el tiempo en este primer domingo de confinamiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s